En Argentina hay un 11% de remedios truchos

Pueden encontrarse tanto en los de venta libre, como aquellos más específicos destinados al tratamiento del SIDA, Cáncer o trasplante. Además advirtieron que solo el 15% de las farmacias cuentan con profesionales

El Sindicato de Farmacéuticos y Bioquímicos, que conduce Marcelo Peretta, denunció en un extenso documento titulado “Delitos con medicamentos ilegítimos“, que los fármacos truchos “representan 11% del total” que circula en la Argentina. Asimismo, destacaron que se los puede encontrar entre los “remedios de alto costo y baja incidencia (ACBI) para SIDA, Cáncer, Hemofilia o trasplante, fueron -y siguen siendo- falsificados y/o adulterados, cambiando número de lote y fecha de vencimiento. Se revenden productos comprados en licitaciones, se fraguan troqueles e imitan recetas”.

En ese sentido, desde el sindicato reclamaron la atención tanto de la industria como del Estado respecto a la crisis sanitaria que desata la informalidad en sus diversas facetas de la industria de la salud y la comercialización de la misma. Incluso, destacaron que “inyecciones de hierro (Yectafer®) fueron adulteradas y partidas enteras de medicamentos de uso masivo (Amoxidal®, Buscapina®, Sertal®, Alplax®, Rivotril® o Viagra®) han sido robadas o falsificadas”.

Asimismo, explicaron que “a los escasos culpables que encuentran le dictan “Probation”. Casi un chiste considerando la gravedad del delito”, ya que algunos de sus “productos” preferidos son los “remedios de alto costo y baja incidencia (ACBI) para SIDA, Cáncer, Hemofilia o Trasplante, que fueron -y siguen siendo- falsificados y/o adulterados, cambiando número de lote y fecha de vencimiento. Se revenden productos comprados en licitaciones, se fraguan troqueles e imitan recetas”.

“Periódicamente la Administración de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) dispone el retiro de lotes y partidas de medicamentos por estar adulterados o con fallas de calidad”, aunque “todas las semanas, bandas bien organizadas vacían una farmacia o roban un camión completo de medicamentos, valuados respectivamente en 400 mil y 900 mil pesos cada uno”, por lo cual “las pruebas indican que los medicamentos ilegítimos alimentan el canal conformado por kioscos, supermercados, gimnasios, estaciones de servicio y restaurantes. También se ofrecen por Internet a través de unas 300 páginas y se envían por correo”, destacaron desde el gremio.

“Este canal no existiría sin la complicidad de algunos productores de especialidades medicinales, tentados por ubicar sus productos no solo en las 12.000 farmacias, sino también en unos 60.000 kioscos, 25.000 supermercados, 4.000 estaciones de servicio y 3.000 gimnasios. Tampoco sería posible este circuito paralelo si la industria farmacéutica estuviera un poco menos preocupada por vender sus productos que por la salud de la gente”, afirmaron.

Además, advirtieron que “alrededor del 60% de los medicamentos que circulan por el canal paralelo son ilegítimos. El mercado de los ilegítimos viene siendo denunciado sostenidamente por colegios, confederaciones y sindicatos de farmacéuticos. Pasó de un reducido 3% del total en 2000, a un 5% en 2004, 9% en 2006 (reconocido por ANMAT), 10% en 2009 y 11% en 2017. Mueve 2000 millones de pesos anuales”.

Incluso, denunciaron que “la figura del Farmacéutico parece decorativa. Solo 15% de las farmacias, 3% de las droguerías y 1% de los laboratorios son propiedad de éstos. Muchos propietarios no respetan la palabra del profesional. Compran y venden sin su autorización, no les pagan dentro de su convenio laboral y los reemplazan ante la menor discrepancia. Pero con sus decisiones lo arrastran a causas penales y sanciones en su matrícula”.

“Urge una política de medicamentos que asegure la cadena de comercialización de fármacos: el laboratorio productor vende a la droguería (las verdaderas, no las truchas) o distribuidora mayorista, y ésta a la farmacia, que es la única que puede venderle al ciudadano. Como el Ministerio de Salud solo tiene facultades para controlar estos establecimientos, deben sacarse los remedios de otros lugares no autorizados”, destacaron.

Para finalizar aseguraron que “debe ratificarse la venta de medicamentos exclusiva en farmacias y prohibir a la farmacia vender cualquier producto que no sea sanitario. Nada tienen que hacer los medicamentos junto a papas fritas, regalos o golosinas” y añadieron: “Urge un sistema nacional de trazabilidad que asegure el origen y permita conocer la ruta que sigue un medicamento desde que se produce hasta que se consume”.

 

 

Fuente: periodicotribuna.com.ar