Bioingenieros alertan sobre su situación laboral en hospitales

Los profesionales advierten que no se estarían cumpliendo normas de control sobre tecnología médica que garanticen la calidad de la prestación de los servicios de salud.

La Bioingeniería es una de las disciplinas más jóvenes de la ingeniería. Sin embargo la creciente fabricación, importación y exportación de nueva y compleja tecnología médica, y la necesidad de normativas que aseguren la calidad de la misma, hacen que la demanda de estos profesionales sea cada vez más relevante.
En la provincia de Santa Fe, los bioingenieros se incorporaron al Estatuto y Escalafón de Profesionales Universitarios de la Salud a partir de 1993 (Decreto PE Nº 645). Sin embargo, estos profesionales reclaman que aún no se los ha integrado efectivamente en la estructura orgánica a nivel ministerial.
“Los bioingenieros somos los responsables de brindar el soporte técnico sobre el equipamiento, gestión, metrología de precisión y trazabilidad de productos médicos activos en hospitales y centros de salud”, informa Martín Donnet, Presidente de la Comisión de Bioingeniería del Colegio de Ingenieros Especialistas de Santa Fe. “Nuestra misión es garantizar el buen funcionamiento y control de toda aparatología y/o dispositivos médicos implantables”, tal como lo establece la normativa en el tema. “Somos parte del sistema de salud y avalamos la calidad de los productos médicos activos, llevando tranquilidad tanto para el paciente como para el especialista que utiliza dicho equipamiento”. A pesar de ser responsables de supervisar y disponer de herramientas, recursos humanos y repuestos de equipos de soporte de vida como respiradores, mesas de anestesia y cardiodesfibriladores “no participamos en los comités de dirección los distintos efectores de salud. En numerosas oportunidades hemos informado la necesidad de políticas de recambio de equipamiento según la vida útil de los mismos, ya que mucho de los equipos que hoy se están utilizando se encuentran obsoletos”.
Por otro lado, el escaso número de profesionales contratados (según estándares internacionales) y la mínima carga horaria destinada a este tipo de cargos deviene en una incapacidad para realizar buenas prácticas de mantenimiento preventivo y/o correctivo total y una buena gestión del equipamiento médico.
Los profesionales han planteado esta problemática a las autoridades respectivas en un marco de predisposición y diálogo, pero no han recibido respuesta, por lo que consideran que, de mantenerse esta situación, se vería seriamente afectada la calidad de la atención de los santafesinos en los servicios de salud.

“En numerosas oportunidades hemos informado la necesidad de políticas de recambio de equipamiento según la vida útil de los mismos, ya que mucho de los equipos que hoy se están utilizando se encuentran obsoletos”, advierten los profesionales.

Sin adhesión

La provincia de Santa Fe nunca adhirió a la Ley Nº 26.906 de “Régimen de trazabilidad y verificación de aptitud técnica de los productos médicos activos de salud en uso”, sancionada en el año 2013. Esto permitiría, entro otras cosas, que cualquier persona pueda conocer y hacer constar en su historia clínica el equipo médico de diagnóstico y/o de tratamiento que fue utilizado en su caso, qué vida útil poseía ese equipo, si poseía sus servicios técnicos obligatorios y si los valores o imágenes que muestra están dentro de los parámetros nacionales e internacionales.

 

 

Fuente: www.ellitoral.com