trazabilidad-farmacías

Costa Rica avanza con la trazabilidad

Sin duda alguna, la salud es uno de los temas que más preocupa a la población y a las autoridades de Gobierno. Los profesionales que atienden a los pacientes en los centros médicos deben tener vocación y ética, pero la tecnología y la calidad también deben ir de la mano para mejorar la salud pública.

La Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) con su Expediente Digital Único en Salud (EDUS) se ha esforzado en los últimos años por ir transformando la experiencia del paciente en los hospitales e incluso ha ido implementando estándares globales GS1 como código de barras en su centro de distribución y en todas sus compras de medicamentos, suministros y equipos hospitalarios. Estas iniciativas son dignas de aplaudir.

Sin embargo, los invitamos a ir por más. Invitamos al Ministerio de Salud a crear marcos normativos que impulsen más eficiencia en el sistema. Invitamos a los centros de salud, tanto públicos como privados, a implementar sistemas tecnológicos que faciliten la prestación de servicios. Invitamos a los usuarios a conocer de nuevas alternativas a la hora de que se les presta un servicio y a exigirlas.

Que los pacientes lleven en su muñeca el acceso a su historial médico a través de un brazalete con código de barras estándar mundial, garantizar que los medicamentos y dispositivos médicos sean seguros, estén disponibles en cantidad y tiempo, así como evitar su extravío o pérdida por obsolescencia, es parte de los aspectos que los centros hospitalarios, pueden ofrecer si el país contara con un sistema nacional de trazabilidad.

Esto se traducirá en mayor seguridad para los costarricenses y menos casos de negligencia médica, lo que a su vez incide en la reducción de padecimientos de la población. Además, se reduce la pérdida de inventario médico y se presentará un ahorro en las instituciones gracias a una mayor eficiencia operativa.

Recetar el fármaco correcto, al paciente correcto, en la hora correcta, en la dosis correcta y con la vía de administración correcta, es el principio básico de la trazabilidad y ahorraría muchos dolores de cabeza a todos.

La manipulación de los medicamentos podría tener una mejora notable pues no solo habría una reducción en la pérdida de los mismos como se mencionó anteriormente, sino que también a nivel de la industria farmacéutica, será más fácil proceder con un retiro de productos en el mercado si fuera el caso, pues se tendría mayor visibilidad de los lugares donde se encuentran dichos medicamentos.

La problemática de la falsificación y contrabando de medicamentos podría tener un freno y disminución importante si se implementan estándares globales y se podrá evitar el acceso que los pacientes puedan tener, voluntaria e involuntariamente a este tipo de fármacos.

Obtener un control en todas las etapas implica una revisión y adecuación de los procesos operativos y administrativos, así como la readecuación de áreas de trabajo, desarrollo de sistemas informáticos y capacitación para todos los colaboradores.

Además de las buenas prácticas logísticas bajo estándares globales GS Uno de códigos de barras y herramientas tecnológicas que ya implementa la Caja y con las que ha percibido un retorno de por lo menos 1.000 millones de colones al año.  El Hospital de Trauma del Instituto Nacional de Seguros también destaca en esta materia al incorporar en su operación códigos Data Matrix en los empaques primarios, secundarios y terciarios de medicamentos e implementos, así como en el rastreo de instrumentos quirúrgicos.

El país puede ofrecer más a los costarricenses, solo requiere voluntad política y la unión de todas las partes involucradas: entidades públicas, centros hospitalarios públicos y privados, industria farmacéutica y academia, entre otros, tienen cada uno algo que aportar para lograr la meta.

Por eso es que GS Uno genera espacios para que representantes de estos sectores se reúnan, conozcan casos de éxito y comprendan la necesidad de un sistema nacional de trazabilidad.

La tarea no es fácil, naciones como Argentina, confirman que es un gran esfuerzo de trabajo en conjunto y acciones concretas que nunca terminan pero que el resultado es progresivo y satisfactorio. Creemos que aquí se puede lograr si todos entendemos lo que esto puede significar para el país.

La Organización Mundial de la Salud registra por lo menos 180.000 muertes en el 2015, ligadas a errores hospitalarios que se pudieron evitar con buenas prácticas logísticas de trazabilidad. No esperemos a que se presente ni un solo caso más que se pueda evitar, actuemos ya por la seguridad del paciente.

Guillermo Varela
Director ejecutivo de GS Uno Costa Rica

 

Fuente: www.laprensalibre.cr

En Argentina hay un 11% de remedios truchos

Pueden encontrarse tanto en los de venta libre, como aquellos más específicos destinados al tratamiento del SIDA, Cáncer o trasplante. Además advirtieron que solo el 15% de las farmacias cuentan con profesionales

El Sindicato de Farmacéuticos y Bioquímicos, que conduce Marcelo Peretta, denunció en un extenso documento titulado “Delitos con medicamentos ilegítimos“, que los fármacos truchos “representan 11% del total” que circula en la Argentina. Asimismo, destacaron que se los puede encontrar entre los “remedios de alto costo y baja incidencia (ACBI) para SIDA, Cáncer, Hemofilia o trasplante, fueron -y siguen siendo- falsificados y/o adulterados, cambiando número de lote y fecha de vencimiento. Se revenden productos comprados en licitaciones, se fraguan troqueles e imitan recetas”.

En ese sentido, desde el sindicato reclamaron la atención tanto de la industria como del Estado respecto a la crisis sanitaria que desata la informalidad en sus diversas facetas de la industria de la salud y la comercialización de la misma. Incluso, destacaron que “inyecciones de hierro (Yectafer®) fueron adulteradas y partidas enteras de medicamentos de uso masivo (Amoxidal®, Buscapina®, Sertal®, Alplax®, Rivotril® o Viagra®) han sido robadas o falsificadas”.

Asimismo, explicaron que “a los escasos culpables que encuentran le dictan “Probation”. Casi un chiste considerando la gravedad del delito”, ya que algunos de sus “productos” preferidos son los “remedios de alto costo y baja incidencia (ACBI) para SIDA, Cáncer, Hemofilia o Trasplante, que fueron -y siguen siendo- falsificados y/o adulterados, cambiando número de lote y fecha de vencimiento. Se revenden productos comprados en licitaciones, se fraguan troqueles e imitan recetas”.

“Periódicamente la Administración de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) dispone el retiro de lotes y partidas de medicamentos por estar adulterados o con fallas de calidad”, aunque “todas las semanas, bandas bien organizadas vacían una farmacia o roban un camión completo de medicamentos, valuados respectivamente en 400 mil y 900 mil pesos cada uno”, por lo cual “las pruebas indican que los medicamentos ilegítimos alimentan el canal conformado por kioscos, supermercados, gimnasios, estaciones de servicio y restaurantes. También se ofrecen por Internet a través de unas 300 páginas y se envían por correo”, destacaron desde el gremio.

“Este canal no existiría sin la complicidad de algunos productores de especialidades medicinales, tentados por ubicar sus productos no solo en las 12.000 farmacias, sino también en unos 60.000 kioscos, 25.000 supermercados, 4.000 estaciones de servicio y 3.000 gimnasios. Tampoco sería posible este circuito paralelo si la industria farmacéutica estuviera un poco menos preocupada por vender sus productos que por la salud de la gente”, afirmaron.

Además, advirtieron que “alrededor del 60% de los medicamentos que circulan por el canal paralelo son ilegítimos. El mercado de los ilegítimos viene siendo denunciado sostenidamente por colegios, confederaciones y sindicatos de farmacéuticos. Pasó de un reducido 3% del total en 2000, a un 5% en 2004, 9% en 2006 (reconocido por ANMAT), 10% en 2009 y 11% en 2017. Mueve 2000 millones de pesos anuales”.

Incluso, denunciaron que “la figura del Farmacéutico parece decorativa. Solo 15% de las farmacias, 3% de las droguerías y 1% de los laboratorios son propiedad de éstos. Muchos propietarios no respetan la palabra del profesional. Compran y venden sin su autorización, no les pagan dentro de su convenio laboral y los reemplazan ante la menor discrepancia. Pero con sus decisiones lo arrastran a causas penales y sanciones en su matrícula”.

“Urge una política de medicamentos que asegure la cadena de comercialización de fármacos: el laboratorio productor vende a la droguería (las verdaderas, no las truchas) o distribuidora mayorista, y ésta a la farmacia, que es la única que puede venderle al ciudadano. Como el Ministerio de Salud solo tiene facultades para controlar estos establecimientos, deben sacarse los remedios de otros lugares no autorizados”, destacaron.

Para finalizar aseguraron que “debe ratificarse la venta de medicamentos exclusiva en farmacias y prohibir a la farmacia vender cualquier producto que no sea sanitario. Nada tienen que hacer los medicamentos junto a papas fritas, regalos o golosinas” y añadieron: “Urge un sistema nacional de trazabilidad que asegure el origen y permita conocer la ruta que sigue un medicamento desde que se produce hasta que se consume”.

 

 

Fuente: periodicotribuna.com.ar

La Anmat prohibió la comercialización de productos medicinales

La disposición se publicó en el Boletín Oficial

La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) prohibió hoy la comercialización de medicamentos y especialidades medicinales en todo el país a la firma Distri Farma por carecer de habilitación sanitaria.

Según la disposición 11837-E/2017, publicada en el Boletín Oficial, la empresa, propiedad de Pedro Sandro Reyes, “no posee habilitación para el tránsito interjurisdiccional de especialidades medicinales”.

La decisión se tomó luego de una inspección realizada en una farmacia de la localidad de Cipolletti, en Río Negro, donde se detectó “documentación comercial de medicamentos emitida por Distri Farma”.

Tras una inspección en la firma instalada en la ciudad de NeuquLa Anmatn, el propietario envió una misiva a la Dirección de Vigilancia de Productos para la Salud (DVS), donde informó que su empresa “es de venta al por mayor de mercancías (…) sin venta al público”, y expresó que “la razón social no es droguería ni laboratorio”, por lo que el organismo dispuso la prohibición mencionada.

Agencia DyN

Condenan a un cirujano por contrabando de material quirúrgico

Se trata de Pablo Omelanczuk, de 50 años, quien trabaja en el Hospital Italiano. Fue descubierto en El Plumerillo con más de 450 grapas para sutura mecánica. El galeno recibió dos años de prisión en suspenso tras un proceso de Flagrancia.

El caso de contrabando fue descubierto el 1 de octubre en el aeropuerto El Plumerillo, de Las Heras, y dos cosas llamaron la atención del personal de AFIP Aduana: una era el protagonista –un médico cirujano del Hospital Italiano– y la otra, el material que estaba tratando de ingresar ilegalmente al país desde Estados Unidos: más de 450 grapas para sutura mecánica valuadas en más de un millón y medio de pesos, informaron fuentes del caso.

Lo cierto es que el galeno, identificado como Pablo Omelanczuk (50), llegó a juicio la semana pasada en la Justicia federal y terminó condenado a 2 años de prisión en suspenso, más inhabilitaciones, por el juez Hector Cortés. También se prevé que sufra una multa económica de, al menos cuatro veces el valor de lo que quiso ingresar.

Luego de un pedido de la fiscalía, a cargo de Gloria André, en un proceso de Flagrancia (por eso lo rápido de la resolución), Omelanczuk fue hallado culpable del delito de contrabando simple en grado de tentativa.

En el proceso se comprobó que el profesional nunca informó sobre el ingreso del material quirúrgico, al parecer utilizado para operaciones de bypass gástrico, a nuestra provincia.

Las fuentes señalaron que necesita autorización de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) para ingresar al país este tipo de cartuchos para sutura mecánica, además de pagar los impuestos aduaneros correspondientes.

En un simple recorrido por la página web mercadolibre.com se advierte que cada unidad tiene un precio que varía entre 3.000 y 9.000 pesos, dependiendo de la marca y la utilidad.

Descubierto

La historia tuvo su inicio cuando Omelanczuk, quien es oriundo de General Alvear, arribó en avión vía Chile. Lo hizo el 1 de octubre y venía desde California, Estados Unidos. Al parecer, el médico viajaba seguido al país del norte por cuestiones laborales.

Pero, el profesional no traía sus valijas en ese vuelo sino que llegaron en el siguiente de la misma jornada. Esto, para los detectives que hablaron con El Sol, se trató de una clara maniobra para intentar eludir el control aduanero.

Cuando AFIP Aduana tomó contacto con sus pertenencias las pasó por uno de los escáneres (recientemente se instaló un aparato moderno que agilizó los trabajos) y descubrió una importante cantidad de elementos de dudosa procedencia. Los mismos venían ocultos en una especie de doble fondo que tienen las valijas, al que se accede abriendo un cierre.

Lo que complicó al cirujano fue que nunca declaró que venía ese material en las valijas, por lo cual se notificó a la Justicia federal.

El juez del caso, Walter Bento, ordenó que Omelanczuk sea llevado al edificio de Tribunales federales, en 9 de Julio y Pedro Molina. El fiscal de la causa fue Fernando Alcaraz y el entonces sospechoso estuvo varias horas en calidad de aprehendido.

Lo cierto es que lo imputaron, recuperó la libertad y el caso llegó a juicio en tiempo récord: menos de dos meses. Representado por una defensora oficial, el médico se defendió de las acusaciones.

Sin embargo, la fiscal del juicio, Gloria André, entendió que debía ser condenado por contrabando en grado de tentativa. Finalmente, después de un corto proceso, Omelanczuk fue hallado culpable y recibió dos años de prisión en suspenso.

La condena, explicaron las fuentes, no le impide continuar ejerciendo la medicina, pero destacaron que la Justicia ordenó que las grapas secuestradas sean donadas al Hospital Central de calle Alem.

 

Fuente: www.elsol.com.ar

 

Cayó una banda dedicada al tráfico de medicamentos

Lo confirmó el fiscal federal Enrique Senestrari. Hay siete detenidos. Hubo 22 allanamientos en varias provincias.

Este viernes 24.11 desarticularon una banda dedicada al trafico de medicamentos en Córdoba.

Un móvil de radio Universidad informó que hay un laboratorio del sur de la ciudad implicado, al menos una farmacia y siete detenidos que residen en diferentes countries,

El fiscal federal Enrique Sentestrari confirmó el hecho: “Con un excelente trabajo en equipo de la Policía de Seguridad Aeroportuaria y la Policía de Córdoba, Anmat, UFIPAMI, Aduana, la fiscalía y el Juzgado, se logró detener a siete personas y otras que están imputadas, en 22 allanamientos en Córdoba, Tucumán, Santiago del Estero y Buenos Aires”.

Indicó que se secuestraron 27 autos, más de dos millones y medio de pesos, medicamentos vencidos y adulterados, troqueles con los que se defraudaba al PAMI.

Hay imputados por delitos de activos, señaló. “Son delitos muy graves porque estamos hablando de salud pública (…) Estamos hablando de gente que traficaba medicamentos sin control sanitario ni control fiscal”.

 

Fuente: www.cba24n.com.ar

Bioingenieros alertan sobre su situación laboral en hospitales

Los profesionales advierten que no se estarían cumpliendo normas de control sobre tecnología médica que garanticen la calidad de la prestación de los servicios de salud.

La Bioingeniería es una de las disciplinas más jóvenes de la ingeniería. Sin embargo la creciente fabricación, importación y exportación de nueva y compleja tecnología médica, y la necesidad de normativas que aseguren la calidad de la misma, hacen que la demanda de estos profesionales sea cada vez más relevante.
En la provincia de Santa Fe, los bioingenieros se incorporaron al Estatuto y Escalafón de Profesionales Universitarios de la Salud a partir de 1993 (Decreto PE Nº 645). Sin embargo, estos profesionales reclaman que aún no se los ha integrado efectivamente en la estructura orgánica a nivel ministerial.
“Los bioingenieros somos los responsables de brindar el soporte técnico sobre el equipamiento, gestión, metrología de precisión y trazabilidad de productos médicos activos en hospitales y centros de salud”, informa Martín Donnet, Presidente de la Comisión de Bioingeniería del Colegio de Ingenieros Especialistas de Santa Fe. “Nuestra misión es garantizar el buen funcionamiento y control de toda aparatología y/o dispositivos médicos implantables”, tal como lo establece la normativa en el tema. “Somos parte del sistema de salud y avalamos la calidad de los productos médicos activos, llevando tranquilidad tanto para el paciente como para el especialista que utiliza dicho equipamiento”. A pesar de ser responsables de supervisar y disponer de herramientas, recursos humanos y repuestos de equipos de soporte de vida como respiradores, mesas de anestesia y cardiodesfibriladores “no participamos en los comités de dirección los distintos efectores de salud. En numerosas oportunidades hemos informado la necesidad de políticas de recambio de equipamiento según la vida útil de los mismos, ya que mucho de los equipos que hoy se están utilizando se encuentran obsoletos”.
Por otro lado, el escaso número de profesionales contratados (según estándares internacionales) y la mínima carga horaria destinada a este tipo de cargos deviene en una incapacidad para realizar buenas prácticas de mantenimiento preventivo y/o correctivo total y una buena gestión del equipamiento médico.
Los profesionales han planteado esta problemática a las autoridades respectivas en un marco de predisposición y diálogo, pero no han recibido respuesta, por lo que consideran que, de mantenerse esta situación, se vería seriamente afectada la calidad de la atención de los santafesinos en los servicios de salud.

“En numerosas oportunidades hemos informado la necesidad de políticas de recambio de equipamiento según la vida útil de los mismos, ya que mucho de los equipos que hoy se están utilizando se encuentran obsoletos”, advierten los profesionales.

Sin adhesión

La provincia de Santa Fe nunca adhirió a la Ley Nº 26.906 de “Régimen de trazabilidad y verificación de aptitud técnica de los productos médicos activos de salud en uso”, sancionada en el año 2013. Esto permitiría, entro otras cosas, que cualquier persona pueda conocer y hacer constar en su historia clínica el equipo médico de diagnóstico y/o de tratamiento que fue utilizado en su caso, qué vida útil poseía ese equipo, si poseía sus servicios técnicos obligatorios y si los valores o imágenes que muestra están dentro de los parámetros nacionales e internacionales.

 

 

Fuente: www.ellitoral.com

Esterilización, una fortaleza en los hospitales

La esterilización de productos hospitalarios es una actividad imprescindible y de máxima relevancia en el Hospital Vivian Pellas, proceso que se ejecuta según los estándares de la Joint Commission International (JCI), por la seguridad de los pacientes y de los trabajadores de la salud.

La preocupación por la esterilización de los materiales hospitalarios viene desde la Segunda Guerra Mundial, época en que esta unidad era un apéndice de los quirófanos donde las mujeres auxiliares se reunían para doblar gasas y hacer vendajes.

Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), en la era de la posguerra se incrementó la necesidad de una Central de Esterilización Médica y Quirúrgica en todos los hospitales. Su responsabilidad primaria fue la esterilización de instrumentos y equipos, pero con el tiempo le fueron agregadas otras funciones.

A finales de los años 70 del siglo pasado, el concepto de las unidades de esterilización se amplió y su objetivo se centró en proveer un servicio para mejorar el cuidado del paciente y brindarle al personal la debida protección ante infecciones o accidentes, proporcionando un ambiente seguro para el empleado.

Un concepto integral

La esterilización juega un papel muy importante en la práctica de cirugías seguras y en la prevención y control de infecciones en los hospitales, dos de las seis Metas Internacionales para la Seguridad del Paciente lanzadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en alianza con la Joint Commission International (JCI).

La JCI ha definido a la Central de Equipos y Esterilización (CEYE), como un servicio hospitalario responsable de preparar, esterilizar, clasificar, guardar, controlar y distribuir el instrumental hospitalario, ropa quirúrgica y otros materiales de consumo que se utilizan en las áreas de emergencia, quirófanos, hospitalización, consulta externa e imagenología . En Nicaragua, el Hospital Vivian Pellas (HVP) ha adoptado las estrictas normas de esterilización de los materiales hospitalarios establecidas por la JCI, para garantizar un control efectivo de las infecciones asociadas a la atención de salud de los pacientes y la protección del personal que opera en esa área.  “Este objetivo depende de una compleja combinación de políticas y procedimientos hospitalarios, infraestructura adecuada, organización del trabajo, el conocimiento y la capacitación periódica de los trabajadores de la salud, y también de factores relacionados con la condición clínica del paciente”, explica la licenciada Vicenta Cano, jefa de la Central de Equipos y Esterilización del HVP.

Relevancia

La licenciada Cano señala que la esterilización y descontaminación de instrumentos y dispositivos médicos es vital en muchos entornos, sobre todo en instituciones de pocos recursos donde se reutilizan o reúsan inadecuadamente los dispositivos médicos descartables.

Asimismo, advierte que la esterilización defectuosa de instrumentos quirúrgicos y la desinfección inadecuada de los dispositivos endoscópicos, los de atención respiratoria y los de hemodiálisis, algunos descartables y otros reutilizables, se realizan en algunos casos sin control alguno, dando lugar a infecciones hospitalarias transmitidas por estos dispositivos.

“En el Hospital Vivian Pellas los procesos de esterilización de los materiales quirúrgicos requieren de equipos certificados continuamente por nuestro Departamento de Biomedicina, lo que implica varios pasos que van desde la recepción por parte de la unidad, el procesamiento, el almacenamiento y la distribución de ellos en todo el hospital”, indica la licenciada Cano.

En el HVP todas las etapas del ciclo de descontaminación se documentan y se mantiene un control y registro detallado de esta actividad, que incluye las siguientes normas de protección al personal:

1.-Equipo de protección personal para la limpieza del instrumental: bata impermeable, cubierta para el cabello, protectores visuales o caretas, calzado cerrado, guantes especiales flexibles que cubran hasta la parte del codo.

2.-Equipo para la inspección, montaje, embalaje y envasado: se usa cubierta para el cabello, uniforme y material sin pelusa.

3.-Equipo para el Área de Esterilización el personal del HVP usa uniforme limpio, cubierta para el cabello, guantes resistentes al calor, calzado cerrado.

4.-Almacenamiento y transporte: todo material o instrumento estéril debe cumplir con requisitos de seguridad en el transporte hasta el sitio donde se usará, por lo que se dispone de contenedores cerrados o bolsas impermeables resistentes al agua u otros factores del medio ambiente.

5.-Para la prevención y control dentro de las instalaciones de descontaminación se cumple estrictamente con la higiene de manos, el uso de equipos de protección personal, vestimenta e higiene personal, seguridad para los objetos cortopunzantes, presentación de informes de incidencias, gestión adecuada de residuos y pruebas de control de ventilación mediante la detección de movimiento de aire.

La garantía de calidad

La jefa de la CEYE del HVP asegura que todos los materiales hospitalarios pasan por un sistema de control de calidad que incluye el seguimiento y trazabilidad de los procesos de los productos sanitarios, desde que ingresan a la central, hasta su uso con el nuevo paciente.

Todos los equipos médicos que van a ser usados en la atención del paciente están validados mediante una verificación certificada y claramente documentada que asegura que los dispositivos cumplen todos los requisitos. En el caso de la esterilización, el etiquetado de un producto con la palabra “estéril” solo es admisible cuando se ha utilizado una esterilización autorizada.

“Para el Hospital Vivian Pellas, la seguridad del paciente es parte integral de todos los procesos, funciones y servicios que prestamos, ese es en realidad nuestro concepto de calidad”, manifiesta la licenciada Cano.

 

Fuente: www.elnuevodiario.com.ni

Fármacos en la red

Hoy, gracias a la red, se pueden comprar y vender infinidad de artículos antiguamente inaccesibles para muchas personas. Sin embargo, no todo es positivo, pues no son pocos los que comercializan productos ilícitos en el ciberespacio que son un riesgo para la salud.

Entre otros paradigmas, internet ha revolucionado la forma de intercambiar bienes y servicios en el mundo. Hoy, gracias a la red, se pueden comprar y vender infinidad de artículos que antes eran inaccesibles para muchas personas. Sin embargo, no todo es positivo, pues no son pocos los que comercializan productos ilícitos en el ciberespacio que son un riesgo para la salud.

Tal es el caso del boyante comercio de medicamentos a través de internet. Por ejemplo, un operativo mundial ejecutado tiempo atrás por la Policía Internacional (Interpol) desactivó 9.000 sitios web en los que se ofertan en el país pastillas para tratar úlceras estomacales, pero que son empleadas como abortivos.

Quienes comercializan estos fármacos aseguran que su uso es seguro. No obstante, según advierten los expertos, aquellas que los ingieren de manera indiscriminada ponen en riesgo su vida, toda vez que pueden provocar desgarros en el útero, y por ende, hemorragias internas.

Aparte de abortivos, los sitios web ofrecen antivirales contra el VIH/sida, analgésicos, antialérgicos, antibióticos, fármacos contra la artritis y anabólicos, entre otros.

El problema es que la mayoría de estos productos, según advierte la OMS, o son falsificados, o contienen compuestos de riesgo que han sido prohibidos en otras naciones, o han cumplido su vida útil. Es decir que su efectividad no está garantizada y, peor aún, pueden ser nocivos para el organismo, amén de provocar efectos secundarios como los antes mencionados.

Fuente: www.clustersalud.com

La ANMAT prohibió nuevamente el uso y la comercialización de productos médicos

La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) prohibió el uso y la comercialización de una serie de productos médicos.

A través de la disposición 9874-E/2017, que fue publicada este viernes en el Boletín Oficial, la autoridad regulatoria le prohibió a una firma vender varios artículos en toda la Argentina “a excepción de al provincia de Córdoba”.

La decisión, adoptada “a fin de proteger a eventuales adquirentes y usuarios de los productos involucrados y toda vez que se trata de medicamentos sin autorización”, comprende a “todos los lotes y presentaciones de los productos rotulados como: “Cloruro de Magnesio, Laboratorios Apotarg S.R.L.”, “Glucosa Pura, Laboratorios Apotarg S.R.L.”, “Glucosa Oral Pura Laboratorios Apotarg S.R.L.”, “Bicarbonato de sodio Laboratorios Apotarg S.R.L.”, “Aceite de almendras Laboratorios Apotarg S.R.L.”, “Agua oxigenada líquida Laboratorios Apotarg S.R.L.”, “Sulfatiazol polvo Laboratorios Apotarg S.R.L.”, “Diadermina crema Laboratorios Apotarg S.R.L.”, “Limonada de Roge adultos Laboratorios Apotarg S.R.L.”, “Sulfato de Magnesio cristal Laboratorios Apotarg S.R.L.”, “Vaselina sólida Laboratorios Apotarg S.R.L.” y “Alcohol boricado Laboratorios Apotarg S.R.L.” y cualquier otro producto detallado en el Anexo I de la Disposición ANMAT Nº 8417/16 que declaren ser elaborados por Laboratorio Apotarg S.R.L. hasta tanto obtenga las autorizaciones correspondientes”.

Alcanza, además, a “todos los lotes del producto ‘Iodopovidona solución tópica al 10% p/v’, hasta tanto se obtenga la autorización correspondiente en el Registro de Especialidades Médicas”.

“El producto Iodopovidona solución al 10 p/v posee antecedentes de inscripción como especialidad medicinal por parte de otros laboratorios; en consecuencia, el producto Iodopovidona solución al 10 % p/v Laboratorios Apotarg S.R.L., debería ser registrada como especialidad medicinal ante esta Administración para el caso de que pretenda ser comercializada fuera de la provincia de Córdoba”, explica el texto.

En tanto, se ordenó sumario sanitario a la firma LABORATORIOS APOTARG S.R.L y MEDIFARMA S.R.L. por incumplir la legislación vigente.

Por otra parte, en la Disposición 9864-E/2017 se ordenó prohibir el uso y la comercialización en todo el territorio nacional del siguiente producto con las correspondientes características: “Dispositivo de Acondicionamiento de Agua de Red Domiciliara, Marca PURA AS+ RNPUD 0250002”.

En los considerandos se explica que en una inspección que se realizó a raíz de una denuncia “se exhibieron al apoderado de la firma fotos del producto para verificación de legitimidad”.

“En tal oportunidad, el representante de la firma procedió a realizar la verificación visual de las fotos exhibidas de la unidad filtrante, en las cuales se pueden observar 16 cortes de aproximadamente 2 centímetros de largo realizado a lo largo de todo el diámetro de uno de los extremos del núcleo filtrante”, agrega el texto oficial.  “En referencia a las fotografías, el representante manifiesta que se trata de un producto original de la firma al cual se le han realizado posteriormente a la venta los cortes mencionados”, concluye.

Fuente: www.infobae.com

En México, 8.2% de las reacciones adversas detectadas están relacionadas con el uso de medicamentos

En 2015 se notificaron 44,779 reacciones adversas relacionadas con medicamentos, sin embargo, ninguna de éstas fue hecha por pacientes.

La farmacovigilancia es una herramienta en el proceso regulatorio de los medicamentos y cuyo fin es la protección de la salud pública y un componente integral en la atención de la salud de los pacientes en México y el mundo.

La seguridad del paciente es un aspecto fundamental en la calidad de atención en salud y se ha convertido en una estrategia prioritaria del Sistema Nacional de Salud; por ende, existe la necesidad de contar con una base sólida para dar seguimiento a todos los medicamentos.

En México, el 8.2% de los eventos adversos detectados están relacionados con el uso de medicamentos. De acuerdo con el proyecto del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad en España (IBEAS), 1 de cada 10 ingresos a hospitales en Latinoamérica se deben a reacciones adversas provocadas por medicamentos. Ante este panorama, diversas instituciones del sector público y privado; academia; institutos, así como cámaras y asociaciones relacionadas con la salud, la industria farmacéutica, y organizaciones de la sociedad civil, se reunieron en el Foro Legislativo “Seguridad y estabilidad del paciente: el valor de la Farmacovigilancia”, el cual fue organizado por Asociación ALE I.A.P. en colaboración con la Dip. Teresa de Jesús Lizárraga Figueroa, Secretaria de la Comisión de Salud de la H. Cámara de Diputados y otros actores para dialogar sobre la imperante necesidad de brindar medicamentos de calidad a todos los mexicanos, y salvaguardar la salud mediante herramientas como la farmacovigilancia.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) describe la “farmacovigilancia” como la ciencia y las actividades relativas a la detección, evaluación, comprensión y prevención de los efectos adversos de los medicamentos o cualquier otro problema relacionado con ellos.

Los medicamentos constituyen el recurso terapéutico más utilizado en los países desarrollados, y por ende se presenta una amplia gama de errores de medicación como una de las causas más frecuentes de los acontecimientos adversos ligados a la atención médica. Por ello, la farmacovigilancia es una herramienta en el proceso regulatorio de los medicamentos y cuyo fin es la protección de la salud pública y un componente integral en la atención de la salud de los pacientes en México y el mundo.

“Tenemos que seguir con los esfuerzos para tener un México más sano, y por ello la cooperación transversal es fundamental entre gobiernos, instituciones, sociedad civil, e iniciativa privada. Estamos avanzando, y muestra de ello es la reciente publicación de la Norma Oficial Mexicana: NOM-220-SSA1-2016 de FARMACOVIGILANCIA en el Diario Oficial de la Federación (DOF) para la implementación y correcta operación de las actividades de farmacovigilancia en el país, y que entra en vigor el 15 de enero del 2018” afirmó el Licenciado Carlos Castro Presidente Ejecutivo de Asociación ALE I.A.P

La seguridad del paciente es un aspecto fundamental en la calidad de atención en salud y se ha convertido en una estrategia prioritaria del Sistema Nacional de Salud; por ende, existe la necesidad de contar con una base sólida para dar seguimiento a todos los medicamentos y, además, tener en cuenta las particularidades en algunos de ellos, como es el caso de los biotecnológicos, que pueden requerir un abordaje distinto al de otros medicamentos más sencillos.

Así es como en un entorno global con múltiples orígenes de medicamentos biotecnológicos, incluidos los biocomparables y otros biotecnológicos que fueron autorizados bajo diferentes vías regulatorias, el seguimiento es más complejo y de ahí la importancia de los reportes de farmacovigilancia para detectar posibles eventos adversos y el impacto que éstos pudieran llegar a tener en la salud del paciente.

Seguridad y estabilidad del paciente implica abordar temas como el seguimiento del efecto particular de las diferentes terapias – biotecnológicas y/o biocomparables- a través de su trazabilidad, la cual debe permitir conocer cuál fue el que causó un determinado efecto adverso. Por ello, es una herramienta indispensable que coadyuva a dar seguimiento a la calidad, la seguridad y la eficacia de los medicamentos – independientemente de su origen- y a nivel de producto debería ser un objetivo central de los sistemas de farmacovigilancia y en especial para medicamentos biotecnológicos, pues a través de ésta se puede detectar en vida real en qué etapa del proceso de fabricación del medicamento pudo haber una modificación que afecte la calidad y la seguridad de éste, y en consecuencia la salud del paciente.

La trazabilidad se define como la capacidad para reconstruir la historia, recorrido o aplicación de un producto farmacéutico, identificando para ello el origen de sus componentes, los procesos aplicados al mismo, y la distribución y la localización desde su producción y durante todo su ciclo vital.

La identificación precisa de un determinado medicamento biológico y lote producido es uno de los pilares de un buen sistema de farmacovigilancia. Debido a su complejidad, los medicamentos biotecnológicos pueden causar respuestas inmunitarias indeseadas, que difieren en rango y gravedad y, a veces, son difíciles de identificar con rapidez.

Un segundo pilar importante de la farmacovigilancia es la capacidad de relacionar la exposición con resultados adversos posibles. De acuerdo con datos presentados en la XVII Convención Nacional de Responsables Sanitarios de la Industria Químico Farmacéutica en 2015 se recibieron 44,779 notificaciones por reacciones adversas, de las cuales, ninguna fue realizada por pacientes. “Todos deben entender el valor de notificar los efectos secundarios de los medicamentos. Esto constituye una medida importante para mejorar la seguridad de los medicamentos y tratamientos de los pacientes en el país” aseveró la Dip. Teresa de Jesús Lizárraga Figueroa, Secretaria de la Comisión de Salud de la H. Cámara de Diputados.

La vigilancia y control continuo de los medicamentos es parte esencial de la seguridad de los pacientes. Una reacción adversa es el efecto que sufre una persona como consecuencia del medicamento que ha sido prescrito. Cuando sucede esto, el paciente debe notificar las sospechas y malestares que éste le causa. El objetivo de los sistemas de notificación es detectar nuevas señales, y para alcanzar este objetivo, los centros de farmacovigilancia necesitan el mayor número de notificaciones posibles para que las autoridades mitiguen las consecuencias para los pacientes.

Fuente: www.almomento.mx